Fundamentos: La alabanza y la adoración Parte 1

Download

LECTURA BÍBLICA:

Juan 4:23-24 (NVI)
“23 Pero se acerca la hora, y ha llegado ya, en que los verdaderos adoradores rendirán culto al Padre en espíritu y en verdad, porque así quiere el Padre que sean los que le adoren.24 Dios es espíritu, y quienes lo adoran deben hacerlo en espíritu y en verdad.”



NOTA DE ADRY:
Te invito que cantes esta canción conmigo...
http://www.miadoracion.com/canciones/Te_necesito_mas.mp3
Canción de Lilly Goodman interpretada por Adry

La alabanza y la adoración no es algo que se basa en sentimientos o emociones y tampoco es algo con lo que nacemos. Esto es una expresión que se debe aprender si deseamos ser adoradores en espíritu y verdad.


Juan 4:23-24 (NVI)
“23 Pero se acerca la hora, y ha llegado ya, en que los verdaderos adoradores rendirán culto al Padre en espíritu y en verdad, porque así quiere el Padre que sean los que le adoren.24 Dios es espíritu, y quienes lo adoran deben hacerlo en espíritu y en verdad.”

La hora ha llegado ya: Quiere decir que éste es el momento apropiado para que adoremos a Dios. Sin embargo estas palabras fueron dichas por el mismo Jesús en su encuentro con la samaritana. Es decir, que siempre ha existido este deseo del Padre. Tener una relación con nosotros sus hijos, sin importar el tiempo en la historia. Fue hace más de 2000 años, lo fue hace 100 años y lo es hoy.

En espíritu se refiere al interior del ser humano. Recordemos que como hijos hechos a imagen y semejanza de Dios, quien es Espíritu, nuestra esencia también es espiritual. Así que si no adoramos a Dios en espíritu, estamos errando el blanco de nuestra adoración.

En verdad, habla de la actitud del sujeto. Una persona que es sincera, que vive acorde con la Palabra de Dios y le obedece. Estos son los adoradores que nuestro Padre Celestial está buscando que le adoren. Siempre lo ha hecho pero desafortunadamente en este tema también la puerta es estrecha.
En el salmo 100 podemos encontrar maneras prácticas para alabar y adorar al Señor, tal como lo desea.  Este salmo es muy frecuente en los cultos, pero también nos invita a adorar ya sea en familia o a solas.

Salmos 100
Salmo de acción de gracias.
" 1 Aclamen alegres al SEÑOR, habitantes de toda la tierra; 2 adoren al SEÑOR con regocijo. Preséntense ante él con cánticos de júbilo. 3 Reconozcan que el SEÑOR es Dios; él nos hizo, y somos suyos.  Somos su pueblo, ovejas de su prado. 4 Entren por sus *puertas con acción de gracias; vengan a sus atrios con himnos de alabanza; denle gracias, alaben su *nombre. 5 Porque el SEÑOR es bueno y su gran amor es eterno; su fidelidad permanece para siempre. “

V.1-2 Es muy fácil alabar cantando o aclamando a Dios cuando estamos alegres. Podemos mencionar muchas expresiones para hacerlo. Pero cuando estamos en dificultades y tristes no es tan elocuente nuestra alabanza. Sin embargo en ésto es que mostramos nuestra sinceridad y eso es lo que busca Dios al pedirnos que lo adoremos en verdad.

Él conoce el interior de tu corazón y ama cuando le alabas a pesar de las circunstancias. Le puedes expresar con respeto su grandeza, divinidad, poder, autoridad, etc. Recuerda que la alabanza y la adoración no dependen de las emociones. Es una decisión que se toma por encima de la situación. Al hacerlo en medio de nuestras tristezas pero con sinceridad le estamos manifestando al Señor nuestra dependencia de Él.

V.3 Dios nos hizo pero a veces vivimos como si fuéramos creadores nuestros e independientes de Él. Debemos ser consientes ante quién nos estamos presentando. El creador del Universo, el único que nos amó a nosotros primero y eternamente, el único fiel, misericordioso y bueno que nos adoptó como sus hijos. Somos su pueblo, sus ovejitas y Él nuestro Pastor. A pesar que nos permita expresarle nuestros sentimientos debemos recordar que sigue siendo Dios “EL GRAN YO SOY” y merece toda la Honra, la Reverencia y el Respeto.


Permítanme dar un ejemplo de lo que puede suceder. Tuve que asistir a un examen médico que fue muy difícil para mí. Ese día estuve muy molesta porque le pedí a Dios que me ayudara a no sentir dolor y al salir del consultorio médico lo que sentí fue indiferencia de parte suya. Estaba sola y muy adolorida. Le pedí un taxi y por el contrario tuve que tomar un autobús para llegar a mi destino. Tuve que caminar un trayecto largo porque éste tomó otra ruta. Así que mientras caminaba a paso de tortuga porque no podía moverme más rápido por el dolor, hablaba con Dios. Mejor dicho, le hice el reclamo con lágrimas en los ojos como nosotras las mujeres sabemos hacer. (Porque somos 100% corazón, tiernas y muy sentimentales.)


“Señor, estoy muy molesta contigo. Muchas veces he sentido que me has consentido y pensé que esta vez sería igual. Pero me equivoqué. Más en estas circunstancias en que estaba muy nerviosa y sentí muchísimo dolor. Qué pasó contigo Dios?... pensé que me amabas” …eso fue un resumen porque caminé por 20 minutos. Ya se imaginarán todo lo que pude decir en ese tiempo!


Así como lo lee…me tomé el atrevimiento de manifestarle a Dios Todopoderoso lo que sentía mi alma. Después de semejante queja, ¡si no me amara me hubiera partido un rayo en dos ¿verdad?!.


A pesar de ese momento hoy sé que su amor es tan grande que me permite sincerarme totalmente con Él y de esta manera puedo ser sanada de mi dolor. El físico solo tardó un día, pero el dolor que sentí en mi corazón al haberme enojado con Él, sabiendo que no fue su culpa, aun permanecía.
Así que tuve que pedirle perdón por ser tan igualada. No fue correcta la manera en que me desahogué pero sin embargo le agradecí por no abrir la tierra y enviarme al sepulcro por semejante irreverencia de mi parte. Me dio tanta vergüenza pero me di cuenta que muchas veces culpamos al Señor por cosas que son resultado de nuestra naturaleza humana. Entonces tuve que tomar la decisión de alabarle no solo como medio de reconciliación sino como muestra de mi dependencia y obediencia a Él. Con una actitud de absoluto respeto como una sierva ante su amo, una princesa ante su Rey, o una hija ante su Padre.

V. 3 No podemos olvidar estas seis cosas sobre Dios:

1. Dios es el único Dios vivo y verdadero Ser infinitamente perfecto y autosuficiente, que tiene en sí mismo la fuente de su ser y de todo ser, es Espíritu eterno, incomprensible e independiente, primera causa y último fin de todo.
2. Es nuestro creador. Es autor de nuestro cuerpo y Padre de nuestro espíritu
3. Que por consiguiente, le pertenecemos. Somos de Él.
4. Es nuestro supremo y soberano Gobernador.
5. Es quien nos pastorea, nos cuida y bendice por ser ovejas de su prado
6. Es un Dios de infinita misericordia y fidelidad. (V.5).


Toma este tiempo para Alabarlo con todo tu corazón en espíritu y verdad. Y recuerda ante quién te presentas cada vez que participas en este ministerio.

Publicado por Adriana (Adry)